jueves, 7 de agosto de 2008

Ocasiones de peligro, muerte o paraplegia


Eran las doce de la mañana y me encontraba paseando por el plácido lago encantado acompañado por Drako, mi perro pastor alemán. El día estaba lluvioso y hacía frío, unos ocho grados centígrados habían previsto para ese día.

Me encontraba meditando sobre algunos hechos sucedidos últimamente en mi vida cuando sonó un ruido estrepitoso, parecía que un avión se había precipitado al vacío desde una gran altura.

Me asomé a la carretera que pasa próxima al lago, pero no vi nada.

Continué el paseo con mi perro cuando de repente escuché la sirena de la ambulancia y de la policía.

Más tarde me enteré que un coche se había empotrado contra un enorme árbol , debido a lo resbaladizo de la carretera por agua o hielo. En dicho accidente habían fallecido dos personas muy conocidas en la ciudad de Villarrica.

Este hecho me impresionó. Me puse a meditar en el hecho de la muerte y en el lugar y momento en que puede suceder. También pensé las veces en que había estado en peligro y no me había sucedido nada, gracias a Dios.

También meditaba en los distintos tipos de muerte, además de la muerte natural, con la que casi todos soñamos, existen otras más o menos traumáticas. Por ejemplo, yo he estado en distintas situaciones en la que pude haber fallecido, pero escapé de ellas. Entonces me pregunto:

-¿Dónde y cuándo llegará la parca a mi encuentro?

¡Cualquiera sabe! He escapado de momentos muy difíciles y puede ser que de una simple caída o de un resfriado le diga adiós a este mundo. Que por otra parte, es precioso y dgno de ser vivido con absoluto placer.

Si hago un recuento de todas las situaciones de las que escapé de la guadaña, podría empezar de cuando sólo tenía unos pocos meses de vida. Me encontraba muy mal, mis padres me habían llevado al médico en la ciudad. Una vez que éste me reconoció, le comentó a mis padres:

-Este niño tiene una infección en alguna parte de su cuerpo. -Vayan a la farmacia que acaban de descubrir la penicilina, ésta le puede salvar.

Y así fue. Mis padres consiguieron el medicamento recetado por el doctor y escapé por esa vez. Tenía una tremenda infección interior, al fin gran cantidad de pus salió por una axila.

Desde entonces doy gracias a Sir Alexander Fleming por haber descubierto la penicilina. ¨Gracias a él se han salvado millones y millones de personas.

¡Cuántas veces me he salvado de accidentes de tráfico! A pesar de que uno conduce con cuidado, podía enumerar como mínimo de cinco a diez veces que pude perder la vida en ellos.

He corrido riesgos caminando o corriendo por las montañas, por sitios casi inaccecibles.

También me he puesto en peligtro en el mar bañándome mientras enormes olas me sacudían y me envolvían en un manto de espuma y arena. Gracias a que la corriente no me llevó lejos, donde mi carencia de fuerza me hubiera impedido ponerme a salvo. O también pude haberme estrellado contra las rocas.

Una vez faltó poco para electrocutarme, fue tan grande el golpe que me tiró de la silla y reventó los alicates con los que trabajaba.

Otra vez, mientras volaba en un avión desde Munich a Stutgar el avión sufrió una explosión que hasta me despertó. Afortunadamente, pudo llegar a aterriza, la gente casi muere de pánico.


He estado ingresado en el hospital y por lo menos dos veces los médicos me habían desahuciado, pero no me quería morir. Tenía el convencimiento que tenía aún muchas cosas por hacer en este bendito mundo.

Me han intentado agredir y he estado expuesto a situaciones de las que muchos no han podido escapar.

¿Para qué seguir enumerando esas situaciones?

Lo importante es que estoy vivo y que quiero seguir así durante mucho tiempo, intentando no exponerme a situaciones de riesgo y a vivir la vida con el máximo amor y calidad de vida posibles.

¡Que cuando llegará el momento en que tenga que rendir cuentas al Todopoderoso? Sólo Él lo sabe. Desde pequeños mi madre nos enseñó a rezar para que el Señor nos dé una buena muerte. esto es sin sufrimeintos para mí ni para mis familiares y amigos.

2 comentarios:

*izil* dijo...

Obrigada pela visita a meu blog, és muito gentil.
gostei muito de visitar o seu, vou coloca-lo entre meus preferidos.
:-)
*artesãdaspalavras*

Juan dijo...

Izil, gracias por tu visita y por incluirme entre tus blogs favoritos.

Saludos