lunes, 25 de agosto de 2008

Gentilicios (2ª parte)

Y como parece que el asunto puede tener interés, sobre todo, para los profesionales de los medios de comunicación, vamos a hacer un repaso de los gentilicios más comunes que pueden ofrecer alguna dificultad. En el Archipiélago, el gentilicio más general es canario, que hace referencia a los naturales de las Islas Canarias; existe, además un sinónimo culto, canariense, nada habitual en el uso popular, y el aborigen guanche que, por extensión, nombra a los habitantes prehispánicos de las Islas, pues, en principio, sólo se refería a los de Tenerife. Palmeros son los naturales de La Palma; los términos auarita y benahorita se refieren específicamente a los aborígenes de La Palma al tiempo de la Conquista. Gomeros son los naturales de La Gomera, y herreños los de la isla de El Hierro; bimbache alude al aborigen de El Hierro al tiempo de la Conquista. Tinerfeño es el natural de la isla de Tenerife, para el que también existe el sinónimo culto nivariense. Debe tenerse en cuenta que chicharrero es gentilicio de los habitantes de Santa Cruz de Tenerife, sinónimo, pues, de santacrucero. Los de la isla de Gran Canaria son grancanarios; lanzaroteños o conejeros los de Lanzarote, y majoreros los de Fuerteventura.Variada es también la situación de los gentilicios para los naturales de distintas provincias, ciudades o pueblos de nuestro país. Un caso que encierra cierta complejidad es el del gentilicio de Alcalá, pues hablaremos de alcalaeños si nos referimos a los naturales de Alcalá del Júcar (Albacete); pero se llaman alcalaínos los de Alcalá de Henares (también cumplutenses), los de Alcalá de los Gazules (Cádiz) o los de Alcalá la Real (Jaén). Alcareños son, por último, los naturales de Alcalá de Guadaira y Alcalá del Río (Sevilla) o los de Alcalá del Valle (Cádiz).Un caso parecido es el de los gentilicios que proceden del topónimo Santiago, aunque éste tiene un carácter internacional que no posee el anterior. Santiagueses son los naturales de Santiago de Compostela (Galicia), pero a los naturales de la provincia de Santiago en la República Dominicana, se les llama santiaguenses. Santiagueños son los de Santiago del Estero (provincia o ciudad argentinas), Santiago de la Espada, Santiago de Panamá y Santiago de la provincia de Jaén. Santiagueros son los naturales de Santiago de Cuba y santiaguinos, por último, los de Santiago de Chile.Hay otros casos curiosos como los de estos gentilicios parónimos: antioqueno, natural de Antioquía (ciudad de Siria), y antioqueño, natural de Antioquía (departamento de Colombia). O la variedad de términos que existen para denominar a los naturales de Jaén (jienense, jiennense, jaenero, jaenés), a los de Salamanca (salmantino, salamanqués, salamanquino) o a los de Badajoz (pacenses, badajocense, badajoceño). Los de Huelva son onubenses o huelveños; los de Madrid, matritenses o madrileños; los de Lérida, ilerdenses o leridanos; los de Ávila, abulenses o avileses; los de Málaga, malagueños o malacitanos; los de Sevilla, hispalenses o sevillanos. Existen, incluso, gentilicios con valor despectivo, como son, por ejemplo, coño, equivalente a español en Chile, y godo usado en Canarias con el valor de español peninsular.Entendíamos –lo decíamos más arriba– que estas reflexiones podían tener interés para los profesionales de la comunicación, por eso conviene que terminemos con una recomendación: en el texto periodístico sólo se deben utilizar los gentilicios muy conocidos y se evitarán los inusuales y los no transparentes, es decir, aquellos cuyo significante no guarda semejanza con la del topónimo de procedencia, como son los gentilicios bilbilitano (natural de Calatayud), pucelano (natural de Valladolid) o hafnino (natural de Copenhague).La idea de escribir esta "nota" surgió por el uso frecuente en estos tristes días de inútil guerra del gentilicio, que apenas habíamos escuchado antes, de los naturales de la ciudad de Bagdad. Sirvan, pues, estas consideraciones lingüísticas como parvo homenaje a los sufridos ciudadanos bagdadíes y a todos los que, soldados y periodistas, han dejado sus vidas, o parte de ellas, en las bíblicas riberas del Tigris y del Éufrates cuyas aguas bajan hoy teñidas de tanta sangre inocente derramada.

* Catedrático de Lengua Española de la Universidad de La Laguna

ELDIA.es

4 comentarios:

yoymimismo dijo...

Bendiciones hermano canario,
de tu hermano:
bogotano,
colombiano,
américano,
terrícola, (terrícolano?)
sistema solarsense (servirá?)
vía galáctico...

La Morada dijo...

Super instructivo tu post, y me llena de curiosidad por conocer otros gentilicios.
Saludos!

Juan dijo...

Yoimimismo

Namaste, amigo colombiano,
que sigas transmitiendo la luz que llevas dentro
y compartiéndola con todos.

Cada vez ésta se expandirá más y más hasta llegar a todos los confines del universo. ¡Y que nosotros lo veamos!

Un abrazo

Juan dijo...

La morada

Es muy interesante saber los gentilicios, por lo menos de los pueblos y ciudades más conocidos.

Algunos son irregulares, llamémosle así porque no siguen la regla; por ejemplo, los de San José de Costa Rica son josefinos/as, ¿no es así?

Sin embargo, los de San Juan (Argentina) son sanjuaninos/as.

¿De tu país hay algunos que son llamativos por su irregularidad?

Un abrazo