viernes, 29 de octubre de 2010

Registro de la Propiedad Intelectual. Plagio de famosos y de menos famosos

El plagio en nuestros días ¿es de uso común? ¿Debemos registrar nuestras obras en el Registro de la Propiedad Intelectual?

El diccionario de la RAE de la Lengua indica que plagiar es “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias.”

En  algunos países cono Chile, España y EE UU  no se necesita inscribir las obras en el Registro de la Propiedad Intelectual para reconocer sus derechos de autor sobre los mismos, puesto que gozan de protección por el motivo de ser su creador. De esta forma un trabajo original en una página web no se podría copiar, ni alterar sustancialmente, sin incurrir en una infracción al Derecho de Propiedad Intelectual. Sin embargo, para tener una prueba en caso de que alguien plagie una obra, es recomendable inscribirla en el Registro de la Propiedad. Debe ser un honor que le plagien a uno, y más si el plagiador es un escritor de reconocida categoría, puesto que vale más ser plagiado que plagiador, pero no es muy agradable que le quiten la autoría de una obra que con tanto trabajo la ha elaborado.

Tengo una conocida a quien le plagiaron un bello poema. Algunos lo usaron sin darle los créditos correspondientes, otros concedían la autoría a otros escritores conocidos; sin embargo, el más atrevido lo incluyó en un libro de poemas que publicó. Asimismo, una reconocida escritora de resonancia internacional también le plagió otro poema, puesto que lo alteró para incluirlo en una de sus antologías. La creadora del poema original lo había publicado en el 2004, y la escritora que modificó su poema lo hizo en el 2007, aunque especifica que es una antología de los últimos veinte años.

Cuando a uno le plagian su obra, o parte de ella, debe pensar que alguien necesitó de su ayuda para crear algo, pues su inspiración no le daba para hacerlo sin su colaboración. Lo más penoso de este último plagio es que la obra plagiada no llegó a superar a la  original. Pienso que quedó a mucha distancia de la calidad en cuanto a ritmo, a musicalidad, empleo de figuras literarias y la ilación de versos y estrofas.

A pesar de contar con licencia de Creative Commons no le sirvió para nada, ni quiere entablar litigios con nadie para demostrar sus Derechos de Autor . Ella tiene la mentalidad de que el arte es universal y debe volar por todo el mundo, y ser usado por quienes lo necesiten, comprendiendo la intertextualidad, pues todos somos emisores, pero antes fuimos receptores, aunque si fuésemos cabales y respetuosos deberíamos añadir la autoría, citando la procedencia, como le sucedió a Neruda cuando tuvo que reconocer que había parafraseado a Rabindranath Tagore, en el poema 16 de Veinte poemas de amor y una canción desesperada.

Hay muchos casos de autores famosos que han plagiado en literatura, en música y en pintura. Muchos de estos fueron sancionados por la justicia teniendo que reconocer el plagio y pagando la correspondiente compensación.
Famosos escritores como el Nóbel de Literatura Camilo José Cela, imputado post mortem por plagiar la obra La Cruz de San Andrés, Premio Planeta 1994, con una dotación de 600.000 euros, según la Jueza  por “copiar de forma sustancial y darle sello propio” a la obra Carmen, Carmela, Carmiña (Fluorescencia), de María del Carmen Formoso. Entre otros, Alfredo Bryce Echenike también ha sido imputado por varios plagios.

Una amiga escribió en su blog: “Por favor, no copies mi obra que me ha costado mucho trabajo crearla, tú debes crear la tuya”. Queda en la conciencia de cada uno reconocer la autoría de las obras. Hemos visto poemas firmados por personas que no son sus autores, o modificados de alguna forma, por gente sencilla sin ningún afán de notoriedad, se debe entender esta actitud por la inocencia y falta de comprensión de lo importante que es la creación literaria, pero que lo haga gente con afán de figurar en los anales de la historia de la Literatura y como negocio, no se puede aceptar, en todo caso reprobamos esas actuaciones.

El plagio está condenado por la ley y por la conciencia de las personas de bien. La ley le concede los Derechos de Autor por ser su creador, sin necesidad de pasar por el Registro de la Propiedad Intelectual.

Foto. ImageShack

8 comentarios:

Olga i Carles dijo...

El que hace plágio tiene una conciéncia de si mismo muy inesgura, deseando ser el centro de atención para poder vvir comódamente sin esfuerzo.
Es en verdad una pena que estemos en una sociedad tan corrompida en todas las areas.



Grácias por la información.

Hada Saltarina dijo...

Me ha encantado tu post. Señalas puntos muy interesantes. Yo, entre otras cosas, quiero conocer al autor de lo escrito; por eso me molesta cuando muchas personas no aclaran que el texto no es propio ni dicen a quien pertenecen. Desgraciadamente se están comentiendo muchos abusos, tanto por una parte como por la otra, puesto que las agencias defensoras a ultranza de los derechos de autor, ponen tantos límites que muchas veces lo que hacen es impedir la difusión de la cultura puesto que resulta más fácil no mencionar a alguien y aquello que escribe por no entrar en demasiadas complicaciones para publlicar. Debo decir que muchas veces son las propias editoirales las que juegan con los textos de los autores sin contar con el beneplácito de éstos.

En fin, que me gustó mucho tu artículo, y como decíán en la película de "Las zapatillas rojas": "más vale ser plagiado que tener que hacerlo".

Un fuerte abrazo

María dijo...

El mundo virtual es un mundo abierto, para lo cual, muchas personas utilizan esa manera de plagiar.

A mi me han plagiado dos poemas, la primera vez, no quise decir nada, pero me llegué a sentir muy mal, y la última vez que lo hicieron, no hace mucho, varios amigos me animaron e hicieron fuerza para que esa persona lo quitara, y al final así lo hizo.

Porque una cosa es que lo copien y pongan la autoría y otra cosa es que hagan de ellos la autoría, que es distinto.

Pero es un riesgo que todos corremos, y hemos de asumirlo, aunque sienta muy muy mal.

Feliz fin de semana.

Un beso.

toñi dijo...

Este es un tema muy interesante y lamentablemente creo que nunca se va a erradicar.
Por este mundo virtual caminamos gente de todas las conciencias y algunas no son demasiado honestas.

besos Juan

Catalina Zentner dijo...

Sucede con mucha frecuencia y los que publicamos en Internet, estamos indefensos.
Tal vez denunciando los casos que sabemos, podamos hacer algo al respecto.
Saludos,

Myriam dijo...

Muy cierto todo ésto que dices.

Saludos

Esencia dijo...

Lo peor de ciertos plagios es que con ellos no expresan nada, son obras totalmete vacías, pues las palabras se copian ,pero los sentimientos derramados para darles la vida que adquieren son genuinos, propios de cada autor...en manos de otros quedan vacíos, sin significado y don.

Aplaudo tu manifiesto.

Con cariño, esencia.

Paulina. dijo...

Para estas cosas es importante hacer una consulta a abogado