domingo, 14 de septiembre de 2008

A la sombra de un pino me senté

Pinos canarios

Hoy es sábado. He dispuesto pasarme el día en mi colina, tranquilo, dejando de lado las preocupaciones y la labor cotidiana . Sólo subo con un ligero equipaje, una mochila con agua y algo de fruta.

El día es luminoso, cálido, desde temprano el sol estaba radiante. Una ligera brisa refrescaba el ambiente.

Me siento al lado de un árbol, un pino canario. Percibo sus latidos, me imagino la savia que corre por sus vasos conductores, el alimento que transporta, el agua y minerales.

Me imagino que es un pino muy longevo, tiene el tronco muy grueso y unos treinta metros de altura.

Le hablo con cariño, él me escucha agradecido. Lo noto más frondoso, más verde, más radiante, como si fuera el efecto de mis palabras.

Me acuesto un rato a su sombra, siento un fresco muy agradable. En las altas ramas observo las piñas verdes que se convierten en marrones con el paso del tiempo. Recojo del suelo una de éstas, la toco, su textura es suave; la huelo, huele a campo, a pino, al polvo del camino.

De esta forma permanezco horas, en pleno contacto con la Naturaleza. Me siento muy tranquilo, feliz, absorto tomando la energía del Universo.

Avanzada la tarde, empieza a refrescar, y yo, con los pulmones limpios por el aire puro del campo y mi alma purificada por las inefables sensaciones de bienestar, de paz y de comprensión con el medio, decido bajar de la montaña mágica y volver a la realidad cotidiana, pensando en no dejar la esencia de la Naturaleza que llevo impregnada en mi corazón.

Hoy fui muy feliz en mi colina mágica.

14 comentarios:

Steki dijo...

Hola, mi canario amigo!
Qué lindo relato, por Dios!
SAbes qué me imagino?
Lo que he leído en el libro de las Nueve Revelaciones: el mirar y admirar un paisaje o algo de la naturaleza hasta sentir un amor profundo por ello y así poder percibir la energía que transmite.
En cualquier momento me voy sola a la montaña buscando eso, sólo estar la naturaleza y yo absorbiendo su energía para poder transmitirla.
Gracias por compartir tu pino canario, Juan!
Abrazos cordilleranos.
BACI, STEKI.

Marysol dijo...

Junto a tu relato, he sentido la paz que has disfrutado rodeado de la naturaleza y bajo la sombra de aquel pino. Gracias por tu hermosa forma de escribir. La disfruto mucho. Un abrazo y que tengas un domingo pleno, soleado y feliz.

Lidia M. Domes dijo...

Es hermoso dejarse llenar de Naturaleza...

Cariños,

Lidia

Catalina Zentner dijo...

Tu colina es un remanso, la mansa locura encuentra allí su inspiración.

Saludos afectuosos.

Haideé Iglesias dijo...

¡Qué delicia poder sentirse en conjunción con la naturaleza! Esto nos hace estar tan limpios que los sentimientos fluyen sin cortapisa y tal cual se sienten, así se expresan. He respirado conda instante que has vivido y cada aroma que habia en tu colina. Gracias por alimentar nuestra alma.
Un abrazo lleno de ese frescor del bosque que has transmitido :)

CONRA dijo...

Hola Juan:
Acabo de regresar de la colina… de tú Colina... Me he dado un paseo con la imaginación, por esos montes de Chile, donde un canario describe tan acertadamente la colina de sus sueños.
Juan ¿donde está el pino Canario?
Me gustaron mucho las fotos de tus otros Blogs.
Hasta pronto
Un abrazo

libra dijo...

Que necesarios son también estos días que aunque parezca que no se hace nada se hace tantísimo...sobre todo el saber estar a solas, a gusto con uno mismo, sin más compañía que la Naturaleza. Saludos.

Juan dijo...

Baci

No hay nada como encontrarse con uno mismo en compañía contacto de la Naturaleza.

Con los amigos comparto todo, hasta mi pino canario.

Un abrazo.

Juan dijo...

Marysol

Cuando hay paz en nuestro interior, nos encontramos en el paraíso; pero cuando esa paz se refuerza con la observación de la Naturaleza, entonces, esa paz se convierte en sublime.

Saludos afectuosos.

Juan dijo...

Lidia

La Naturaleza tiene una vida de la cual podemos aprender mucho.

Un cariñoso saludo.

Juan dijo...

Catalina

Mi pino capta todas las energías del Universo y las comparte conmigo y con todo el que las desee tomar.

Saludos afectuosos.

Juan dijo...

Haideé

Me encantó compartir contigo cada aroma y cada sensación de mi contacto con la Naturaleza.

Afectuosos saludos.

Juan dijo...

Conra.

Me encanta que pases un tiempito en mi Colina, siempre está abierta para los amigos.

Ese pino canario está en el Pinar de Tamadaba.

Abrazos afectuosos.

Juan dijo...

Libta

Tienes toda la razón, en esos días se eleva el espíritu y se enriquece el corazón.

Feliz semana, que todo te vaya muy bien.

Un afectuoso abrazo.