viernes, 19 de septiembre de 2008

La Luna y Yo


Hoy me quedo en casa, en mi colina, con la sola compañía de la Luna.

Hoy es día de descanso, mi mente necesita relajarse.

La Luna, eterna compañera en mi peregrinar, en inspirarme poemas de amor, en acompañarme en las noches en que me desvelaba....Hoy va a ser mi compañera de reflexión.

Por mi mente pasan fugazmente la cantidad de amores que cayeron como las hojas en otoño, de amistades que se malograron como fruta demasiado madura, en ilusiones, en proyectos pasados y futuros, en éxitos impresionantes y en fracasos estrepitosos.

Y después de todo, ¿qué? ¿Qué queda de todo eso?

Después de todo quedo yo, SOLO, tratando de discernir qué ha sido de mi vida, cuál es mi realidad actual. Encuentro la quietud de espíritu, la paz en el corazón, limpio de reminiscencias pasadas y de proyectos futuros

Finalmente, llego a la conclusión que yo soy el mejor compañero de camino para mí, el que me comprenderá, el que me ayudará y el que ha de enfrentarse, SOLO, en el momento decisivo de decir adiós a este mundo material.

Una vez en paz conmigo mismo, regreso a la vida.

16 comentarios:

Malena dijo...

Hermosa reflexión, Juan. Y es que al final de todo, estamos con nosotros mismos, por eso tenemos que querernos, conocernos y ser nuestro mejor amigo. Eso no significa soledad. No. Podemos tener personas que nos quieren y que queremos, pero debemos estar en paz. Tenerla, es un gran regalo.

Gracias por tu paso por mi blog.

Un cariñoso saludo.

María dijo...

Juan:

Este blog no me había detenido a visitarlo, pero ahora que lo hago, me ha encantado esta reflexión que haces con la luna y tú, tus palabras, en cualquier post, o en tus comentarios, me parecen todas de profunda reflexión y con grandes sentimientos, de gran ayuda, por eso me gusta visitar tus blogs, y hoy pienso terminar de conocer todos, creo que me queda uno.

La mejor compañía que cada persona es la de uno mismo, porque primero, para poder estar agusto con los demás, necesitamos estar agusto con uno mismo, encontrar la paz interior, y únicamente, a través de la soledad, es como podemos conseguir esa reflexión y esa paz, así como el amor de uno mismo para poderlo exteriorizar a todos los demás.

A veces, estando en compañía, nos llegamos a sentir mucho más solos que si lo estuviéramos en realidad, estando en compañía presente no quiere decir que lo estemos.

Reflexiones con uno mismo, delante de la luna, un espejismo maravilloso.

Te felicito por este post, y ahora mismo le enlazo entre mis preferidos y también entre todos mis blogs.

Un aplauso y una rosa, Juan.

Saludos.

Juan dijo...

Malena

Es como dices, estar con uno mismo no significa soledad.

Estar con uno es profundizar en el conocimiento de nuestro ser, el cual tiene tesoros maravillosos del que podemos disfrutar y, al mismo tiempo, nos servirá para compartir esa sabiduría y ese bienestar con los que nos rodean.

Un abrazo.

Juan dijo...

María

Sólo un alma grande es capaz de encontrar los valores de los demás.

Te agradezco tus palabras y me quedo contento que hayas visitado mis otros blogs. Cada uno de ellos es diferente y refleja un poco una parte de mi personalidad.

Pasa y siéntete como en tu casa, pues mi casa es la de mis amigos.

Un abrazo.

CONRA dijo...

¡Una vez más reflexionando amigo Juan…!
Tienes tanta razón…. en realidad siempre nos encontramos con el yo… con nuestro amigo de camino… los demás nos ayudan y nos acompañan, pero en realidad, nosotros decidimos y nos enfrentamos solos/as… a nuestra propia existencia….
Pero como bien dices… “regreso a la vida”.
Y para continuar viviendo, tengo previsto realizar este fin de semana esta receta: Turrón de gofio: Gofio (mitad de trigo, mitad de millo), miel, almendras tostadas en aceite de oliva o manteca de cerdo, (las almendras picadas), ralladura de limón y canela.
Y el toque final, un trozo de queso de Valsequillo, que ya lo venden curado, hasta en los comercios de los Estados Unidos.
Todo esto vale más de medio duro… que tiempos aquellos… me encanta como recuerdas tú infancia en tu otro blog.
Te dejo nuevamente… muchos abrazos para este fin de semana.

Marysol dijo...

La Luna, fiel compañera de pensadores, amantes y poetas, nos lleva a reflexionar. No hay nada mejor en este mundo que estar en paz con uno mismo, sólo así podremos estar en paz con los demás.
Un abrazo con cariño

Haideé Iglesias dijo...

Bienvenido a la vida Juan Antonio, es el mejor regalo que se puede hacer uno a si mismo. Sabia decisión. Me gustan tus reflexiones.
Un cariñoso abrazo :)

Juan dijo...

Conra

Me has tocado la vena sensible de mi tierra.

Cuando pruebes el turrón de gofio y el queso de valsequillo, acuérdate de mí que yo lo estaré saboreando mentalmente, seguro que te saldrá muy rico.

Mis gentes, mis montañas, mis playas, mis cálidas mañanas, todo lo llevo prendido en mi alma.

Gracias, eres un sol que me trae la brisa de Canarias y los recuerdos de mi tierra.

Un abrazo.

Juan dijo...

Marysol

Es fundamental estar en paz con uno mismo si quiere llevar una vida acorde con los valores y con los principios de convivencia, amor y paz.

Un abrazo afectuoso.

Juan dijo...

Haideé

Gracias por la bienvenida a la vida, no hay nada como encontrar un recibimiento como el tuyo al volver al mundo real.

Un abrazo.

Mª Luisa dijo...

Juan Antonio, no hay cosa mas relajante poético y sentimental que el estar observando la luna y las estrellas.De esta manera sencilla nunca nos sentiremos solos.

yoymimismo dijo...

Si eres tu mejor amigo
y detrás de ello
estás con Dios
lo tienes todo...

Paz,

isaac

Juan dijo...

Maía Luisa

El Universo es tan maravilloso que nos ofrece espectáculos como la visión de la Luna y del Sol.

Un abrazo.

Juan dijo...

Isaac

Dios siempre está presente en nuestra vida.

Un abrazo.

mi despertar dijo...

La luna me mira desde lo lejos me guiña el ojo a escondidas....

sonríe de cerca me alumbra en la noche

mientras llega el dia.

la luna me mira mientras te escribo
iluminando con su luz las letras.

Juan dijo...

Mucha

Hermosa compañera y musa para los poetas y enamorados.

Abrazos