sábado, 18 de octubre de 2008

Sobre la libertad y las normas


Foto Google. Ahorra papel, por el bien de nuestro Planeta

Desde muy pequeños nuestros padres nos han inculcado el cumplir las normas, las órdenes, hasta las sugerencias. Luego lo han hecho nuestros maestros, profesores, instructores, jefes.

Algunas veces nos rebelamos ante ellas. Parece que nos coartan nuestra libertad.

Recuerdo que una vez mi madre me ordenaba que fuera a la iglesia para asistir a la misa. Como me hacía el remolón, me lo dijo en voz alta. Y una de mis profesoras, que al mismo tiempo era mi vecina, al escuchar la voz de mando de mi mamá, me gritó:

-Juan Antonio, ¡váyase a la iglesia!

Al escuchar tamaño mandato, me dirigí hacia el Templo, pero desde que pude, me desvié del camino y no fui. Probablemente iría a otra hora, cuando lo hiciera libremente.

A pesar de ello, yo fui siempre muy respetuoso con las normas.

Cierta vez, un colega mío del colegio, que era sacerdote, me pidió que hiciera una maniobra con mi coche que infringía una de las normas de tráfico, que no implicaba peligro alguno. Le comenté que eso no estaba permitido. Él me respondió:

-Juan Antonio, no debes ser tan estricto, debes tener cierto margen de libertad de decisión y no vivir constreñido a todas las normas.

No cabe la menor duda que nuestras decisiones pueden influir sobre el entorno. Yo puedo tener la libertad de malgastar papel o energía eléctrica, pero esas opciones hacen que vaya en perjuicio de nuestro planeta, pues se fomenta la deforestación y la contaminación ambiental respectivamente. O puedo fumar en un lugar prohibido, como en un restaurante, pero perjudico a los vecinos de mesa.

¿Eres fiel cumplidor de las normas o te das cierto margen de decisión, haciendo uso de tu libertad?

22 comentarios:

Lidia M. Domes dijo...

Yo hago uso de mi libertad, siempre que no perjudique a nadie.

Si estoy centrada, y atenta, y respeto a todos desde mi lugar más interno... si infrinjo normas establecidas tal vez, sólo tal vez, es hora de rever las normas...
a ver si con el paso del tiempo no hay que actualizarlas...

Gracias por compartir,

Lidia

Juan dijo...

Lidia

Hay normas que ya quedan obsoletas y con la praxis se tendrán que cambiar.

Lo importante es actuar con libertad siempre que no se atente contra los derechos de los demás.

Paz y Amor.

Natacha dijo...

Juan, mi educación fue extremadamente estricta y no puedo desprenderme de ella casi nunca. Eso tampoco es bueno, un respiro de vez en cuando no está mal...
Es muy raro que yo me salte una norma o que haga algo "mal" sabiendo que lo estoy haciendo... creo que si fuera un poco más permisiva conmigo misma, sería un poco más feliz, mas libre en cierto modo... Ya sabes, los extremos, nunca son buenos.
Un beso, cielo
Natacha.

Juan dijo...

Natacha

S uno es exigente sonsigo mismo, también lo será con los demás, ¿no te sucede eso?

Feliz fin de semana.

Un abrazo.

M. Jose dijo...

Cumplo las normas cuando estoy conviviendo con otras personas, ya sea en un sitio publico o en casa...pero cuando puedo y sé que no perjudico a nadie, si me apetece me las salto...tampoco considero que por ello esté infringiendo nada y además es un placer poder dispersame y hacer lo que me apetece...lo necesito también. Y no son necesariamente saltarme las normas...no sé explicarlo bien, es un estar a mí rollo, a mí bola...pasando un poco de todo...eso sólo Juan...nada más
Un abrazo
MJ

Steki dijo...

Juan:
Me hiciste reír con el mandato de tu madre.
Eso y lo del papel, me hicieron acordar a que mi madre, cuando yo era niña y malgastaba hojas para escribir o dibujar, ella me decía: no malgastes que Dios te va a pedir rendirle cuentas de ello.
La verdad es que yo también tuve una educación bastante estricta aunque más mis hermanos mayores. Yo era la hija número 5 y los agarré algo cansados ya.
Como dijo María José, yo también cumplo las reglas aunque también me tomo algunas libertades cuando no perjudico a nadie. Y tampoco son graves.
Un abrazo para ti, amigo.
BACI, STEKI.

Yansidara dijo...

Las normas, por supuesto, han sido hechas por los hombres. ¡Y hay tantísimas!
Veamos, diría yo, que etícamente, debemos observar al pie de la letra aquellas normas que nos protegen a nosotros mismos, así como a los demas. También diría yo, que necesitamos retar, y luchar por cambiar aquellas que, como ya lo dijiste, resulten nocivas para el momento social. Y pienso que (solo es el punto de vista de una persona liberal), hay un montón de normas sociales que están tan atrasadas que deben ignorarse con orgullo. Al cabo, cada día se nos presenta la oportunidad de renovar nuestro entendimiento de la vida, hay que aprovecharlo.
Que tengas un feliz domingo, te deseo.

Juan dijo...

M. José

A veces, cuando se salta uno alguna norma, o le entra a uno un poco de remordimiento de conciencia o tiene cierto regustillo, por actuar libremente.

Un abrazo.

Juan dijo...

aci

Nuestras madres tenían una metodología muy buena para enseñarnos. Lo hacían con mucho amor.

Un abrazo.

Juan dijo...

Muy buen razonamiento, Yansidara.

Una persona liberal siempre tiene un grado de conciencia distinto a la de los legisladores que siempre van un paso por detás de la sociedad.

Un abrazo.

SOL dijo...

Creo que las normas estan para ser cumplidas, aunque algunas ya quedaron fuera de epoca, otras en cambio las que influyen con el entorno, con los demás ... esas debes ser respetadas porque respetarlas es respetar la calidad de vida nuestra y de las personas que nos seguiran en el camino ... ufff.. gracias por permitirme entrar a tu blog... soy nueva en este mundo blogger.. pero me gustan muchos lugares como este, en donde me hacen reflexionar.. Besos y pasa cuando quieras o puedas por mi refugio... serás bienvenido!!!

mi despertar dijo...

Placer leerte y leerlos Los comentarios son también buenos. Bueno poeta me voy a dormir gracias por lo bello de tus escritos. besos desde lo lejos

Juan dijo...

Sol

Es muy importante ser respetuosos con los demás, tener conciencia universal, cuidar de nuestra Madre Tierra...

Gracias por la visita y por tus amables palabras.

Juan dijo...

Mucha

Un placer recibir tu visita. Vete a la camita que te estás muriendo de sueño, ya mañana será otro día.

Un abrazo.

Malena dijo...

Juan Antonio, me siento identificada contigo porque a veces me rebelo contra las normas aunque en el fondo y la forma, las respeto.

El ser humano es contradictorio y transgresos a veces (afortunadamente)

Un beso. (me voy al otro blog)

Juan dijo...

Malena

Es importante seguir las normas cuando eso significa respeto hacia los demás y que no perjudique a nadie.

Algunas veces nos podemos permitir algunas licencias y actuar libremente, aunque eso signifique transgredir alguna norma.

Un abrazo.

Yurena Guillén dijo...

Gracias por la visita. espero poder pasar con algo más de tiempo. Saludos

Juan dijo...

Yurena

Te agradezco tu amable visita, espero que estés bien.

Sonríe a la vida y sé feliz.

Peace&Love

Adrisol dijo...

creo que algunas normas y reglas son tan antiguas que no tendrían que existir!!!
pero creo que se puede tomar alguna libertad siempre y cuando no traiga perjuicios a otros.
un abrazo enormeeeeeeeeeeee y gracias por estas notas, nos sirven para reflexionar...................

Juan dijo...

Adrisol

Es tan hermoso vivir en libertad
que mejor viviéramos en un bosque encantado
donde nuestro corazón pusiera las normas
pero como vivimos en sociedad
las cumplimos, menos cuando podamos saltárnoslas, sin perjuicio para ños demás.

Un abrazo, feliz semana.

Nerina Thomas dijo...

Las normas las respeto, si considero que debo hacerlo.Depende a que se refieran las mismas. Del lugar que se impongan. Trato de respetarlas, siempre que no me perjudiquen, pues a veces algunas son de temer.
No me dejo llevar poropiniones de los demás. Me hago responsable de mis decisiones. Por algo soy adulta y cuento con el poder de decidir.Puedo discernir ante tal o cual . un abrazo

Juan dijo...

Nerina

En general, yo también soy muy respetuoso con las normas, pero si en un momento dado hace falta, me salto alguna, siempre y cuando no vaya a perjudicar a otros.
Haces bien en no dejarte llevar por las opiniones de los demás, para eso ya somos personas con criterio propio.

Un abrazo y feliz fin de semana.