lunes, 10 de mayo de 2010

Nadie es dueño de tu felicidad

- Nadie es dueño de tu felicidad, por eso no entregues tu alegría, tu paz, tu vida, en las manos de nadie, absolutamente de nadie.




- Somos libres, no pertenecemos a nadie y no podemos querer se dueños de los deseos, de la voluntad o de los sueños de quienquiera que sea.

.


- La razón de tu vida eres tú mismo, tu paz interior es tu meta en la vida.



- Cuando sientas un vacío en el alma, cuando acredites que aún te está faltando algo, aun teniéndolo todo, guarda tus pensamientos para tus deseos más íntimos y busca la divinidad que existe en Ti.



- Deja de situar tu felicidad cada día más distante de ti. No pongas objetivos demasiado lejos de tus manos, abraza a los que están a tu alcance hoy.




- Si andas preocupado por problemas financieros u otros, busca en tu interior la respuesta para calmarte, tú eres el reflejo de lo que piensas diariamente.




- Deja de pensar mal de ti mismo y sé tu mejor amigo siempre. Sonreír significa aprobar, aceptar, facilitar. Entonces, habrá una sonrisa para aprobar el mundo que quiere ofrecerte lo mejor. Con una sonrisa en el rostro las personas tendrán las mejores impresiones de ti, y tú estarás afirmando para ti mismo, que estás " próximo " a ser feliz.




- Trabaja, trabaja mucho a tu favor. Deja de esperar la felicidad sin esfuerzo. Deja de exigir de las personas aquello que ni para ti has conquistado aún. Critica menos, trabaja más, y no olvides nunca de agradecer.




- Agradece todo lo que está en tu vida en cada momento, inclusive el dolor. Nuestra comprensión del universo aún es muy pequeña para juzgar lo que quiera que sea en nuestra vida.




- La grandeza no consiste en recibir honores, más sí en merecerlos.





Aristóteles

(384 - 322  a.  C.)

12 comentarios:

Hada Saltarina dijo...

La verdad es que no esperaba que todos estos pensamientos procedieran de Aristóteles, así que ha sido una sorpresa para mí la autoraía. En cuanto al contenido de esta selección, me parece muy buena, y me creo yo que podría resumirse con una palabra: madurez. Un abrazo

Melba dijo...


Grandes verdades para tomarse en cuenta en el transcurso de la vida.

Gracias, Juan Antonio, por compartir.

Salud♥s

La Gata Coqueta dijo...

No esperaba que fuesen de Aristóteles yo también se lo estaba poniendo a otro pensador de igual inteligencia.

Buscar la felicidad fuera cuando la tenemos con nosotros y no se sabe ver o encontrar y dar gracias a su vez por ella es algo que necesita bastante tiempo de meditación para acercarlo a ese ser que tiene los ojos vendados impidiéndole ver la belleza que la vida nos pone a nuestro alcance aún en los peores de los casos ya que todo siempre sucede por algo y nunca es un casual...

Una entrada muy profunda que llega y se queda cuando es algo asumido diariamente.

Un abrazo

Marí

roxana dijo...

BUENOS PENSAMIENTOS!!! gracias por tus palabras en mi blog. lastima que quiero hacer mas silencio pero las circunstancias por ahi no me lo permiten, pero aunque sea un poco hace bien igual! ABRAZO

Steki dijo...

Me dejaste pensando, Juan. Eso de no entregar nuestra felicidad a nadie. Lo meditaré.
Besote y buena semana para ti.
STEKI.

Lidia M. Domes dijo...

Al agradecer nuestra energía vibra en sintonía con lo superior...

Y qué bello es sonreir, y ver una sonrisa en otros rostros...

Gracias Juan, muy bello el texto!!!

Un abrazo!

Lidia

SEISITO dijo...

Excelentes pensamientos de Aristóteles sobre la felicidad.
Yo debo reconocer que soy una mujer muy positiva,y eso me hace una mujer muy feliz creo que las dos cosa van de la mano.
abrazos para ti.

Soñadora dijo...

Muy buenos pensamientos, y muy actuales, aplicables siempre a nuestra vida. Una sorpresa saber que erán de Aristóteles!
Besitos,

La Gata Coqueta dijo...

Te entregaría
una urna
llena de estrellas

Y al abrirla
te encontrarías
hipnotizada

Acompañada
de mariposas encantadas
que te bordearían

Batiendo ufanas sus alas
por el fin de semana
que se avecina

Y al cerrarla
se iría
la belleza y la magia

Que guardan
esmeradas hadas
entre sedas rosadas
el resto de los días...

María del Carmen

tia elsa dijo...

Que frases por dios, un grande Aristóteles, debemos sin duda ser artífices de nuestro propio destino. Besos tia Elsa.

Elyam dijo...

Que lindo post, me gusto mucho...
Lindo blog, te sigo.
Saludos....

brujaMar dijo...

Jajá, felicitaciones por tu blog pero la verdad no coincido con el amigo Aristóteles, es una gran mentira que somos tan libres como se pretende, que uno luche por serlo está bien pero la verdad que nunca somos libres con un cuerpo que atender, un alma que limpiar y un espiritú al que ni conocemos remotamente y... soñar que podamos serlo es el primer antojo del hombre en la tierra, quizás algun día! Desde Buenos Aires dejamos nuestros saludos, las LoBocAs.