domingo, 31 de agosto de 2008

Hechos históricos


La presentación de Barack Obama como candidato a la Presidencia de los EE UU de América es un hecho que ha convulsionado a ese país norteamericano. Es el primer negro que opta a dirigir al país más poderoso del mundo
Ese hecho ha emocionado a muchos que con lágrimas en los ojos manifiestan que esto es inimaginable. Que es un acontecimiento histórico y que se lo contarán a sus nietos con orgullo al ser testigos directos de la nominación de un negro.
Lejos están los tiempos, hace 45 años, en que Martin Luther King pronunció la frase "I have a dream" sobre la igualdad entre negros y blancos. Sus sueños quedaron rotos cuando fue asesinado cinco años después.

La caída del muro de Berlín fue otro hecho histórico que ni los mismos alemanes pensaban que se podría producir. Esto llegó en 1989.

La caída del muro de Berlín fue el comienzo de la desintegración de la todopoderosa URSS, a raíz de la política aperturista de Mijail Gorbachov.
Estos hechos quedarán en los anales de la historia, por impredecibles o porque cambiaron el rumbo de la Historia.
Ha habido muchos hechos importantes que fueron un hito en su tiempo, o que cambiaron la Historia.
----------------------
Para ti, ¿cuál fue el hecho, en toda la Historia, que más te llamó la atención? ¿Por qué?
¿Que acontecimiento te gustaría que se produjera?
¿Qué hecho consideras muy improbable que ocurra?

jueves, 28 de agosto de 2008

Insulto a la humanidad



El arrojar pescado u otra clase de alimentos a la basura es un insulto a la humanidad y al sentido común, habiendo tanta pobreza en el mundo. Muchas personas no tienen ni un pan que llevarse a la boca.


Algunas ONG se debían movilizar para tratar de llegar a acuerdos con esas organizaciones empresariales y con el Gobierno del país, con el fin de aprovechar todos los excedentes y paliar la escasez de alimentos de muchas familias.


Ocho mil kilos de merluza se arrojaron a la basura para estabilizar su precio.

La saturación de la oferta procedente de otros países y la menor demanda condicionan las ventas

El precio de la merluza "se ha recuperado" y está "dentro de la normalidad" desde que el pasado día 4 fueran arrojados a la basura en el puerto de Pasajes (Guipúzcoa) unos 8.000 kilos de este pescado al no encontrar un comprador que pagara por encima del precio mínimo establecido por la UE.


Ha señalado que en Pasajes no se ha tenido que tirar más merluza desde el pasado día 4, cuando se arrojaron a la basura unos 8.000 kilos, situación que se repitió en julio, cuando se eliminaron en este mismo puerto otros 18.000 kilos al no encontrar un comprador que pagara por encima del precio mínimo fijado por la UE.
Precios mínimos de la UE

La UE estableció precios mínimos de 3,63 euros para las capturas de más de dos kilos, 2,74 para las que pesen entre 1 y 1,5 kilos, y 2,70 entre el kilo y los 600 gramos, y abona la cantidad desechada, lo que llevó a los pescadores a arrojar estas partidas.


elpais.com


miércoles, 27 de agosto de 2008

Siempre salgo en tu busca


Hoy no es el día más feliz, no estoy en calma.
Algunas nubes negras nublan mis ojos.
Un viento frío azota mi piel y mi alma.
Duras palabras taladran mi espíritu y me congojo.

Pero sólo dura un instante este desasosiego que obnubila mi mente.
Tu mirada traspasa mi mirada, tu voz se une a mi callada voz.
Tu corazón palpita dando color a mi vida.
Tu espíritu brillante alumbra mi dulce corazón.

No hay puertas en mi casa, mi casa es el mundo.
Tampoco tiene amplias ventanas, ni un triste techo.
No tiene piso, ni muebles; solo soy un vagabundo.
Pero soy feliz, sólo pienso en ti, con dolor en mi pecho.

Siempre salgo en tu busca, aunque a veces no te hallo.
Te escondes y me vuelvo loco por encontrarte, mi amor.
Noches enteras te espero detrás de mi ventana con mi sayo.
Al fin te encontraré y entrarás en mí, mi Dios.

martes, 26 de agosto de 2008

Entrando en La Araucanía, Chile



Entramos en Temuco, una ciudad grande, con mucho tráfico y mucho ajetreo, capital de la IX Región.
-¿Dónde se ha ido el verde? ¿Quién lo ha decolorado?

El Llaima llora a lo lejos la ausencia de compañía natural en su ciudad, aunque a sus alrededores todo es belleza natural, obra de la mano del Creador.

Continuamos hacia el sur, vislumbramos a lo lejos el majestuoso volcán Villarrica, extiende altanero su generoso manto blanco, le acompañan bosques y montañas.

El hermoso lago Villarrica con sus playas adornadas con verde intenso de bosque nativo. Entramos en la ciudad del mismo nombre y se nos encoge el corazón, casas cayéndose de viejas, calles mal pavimentadas, rótulos de negocios de colores chillones que afean el entorno, el centro de la ciudad lleno de perros vagabundos, la playa afeada por la basura, bolsas de plástico y botellas por doquier. Las aves y los peces lloran el abandono en que se encuentran. Hay pocos basureros y los pocos que hay se caen destartalados.


Villarrica es un lugar maravilloso que podría tener un futuro muy halagüeño, si se sientan unas bases sólidas para atraer al turismo de calidad.
En la calle que comunica con Pucón hay una serie de casuchas que se caen de viejas y de mal cuidadas, las veredas, aceras, en muy mal estado y el ambiente en otoño-invierno con una contaminación por humos increíble.
Seguimos la marcha hacia Pucón y ya se nos alegra el corazón. El bosque nos acompaña en todo el trayecto, a veces el lago asoma su linda cara sonriente, puesto que la mano del hombre no ha llegado a posarse en ella.
Entramos a la ciudad y vemos algo diferente: casas de madera bien construidas, bien cuidadas, con los rótulos de madera de los negocios que da gusto observarlos, las calles limpias, la playa impecable, con un muelle donde se cobijan varias embarcaciones de recreo.
El verde intenso de los bosques pinta la orilla del lago Villarica, el cual llega desde la ciudad del mismo nombre hasta Pucón. Desde la Poza se puede observar un precioso panorama con el volcán Villarrica al fondo, con bellas montañas que recortan su contorno en el cielo azul, y por la derecha se puede ver la Península, maravilloso paraje que embellecería las costas más bellas de cualquier país del mundo. Bosques, lago, playa, arena, tranquilidad, aire puro: la mano de Dios se puede observar donde quiera que uno mire.
Continuamos por el camino Internacional a Curarrehue. En un maravilloso paseo llegamos a los pies de la Cordillera de los Andes. Se puede continuar por el paso Mamuil Malal, con lo que llegaremos a Argentina, donde el hermoso volcán Lanín nos recibe dándonos la bienvenida.
Desde Villarrica también se puede tomar el camino a Licán Ray. Lindo camino, bordeado por bosque nativo, aunque ya la mano del hombre ha ido disminuyendo la superficie boscosa covirtiéndolo en sitios de agrado, o eriales donde sólo el pasto para las vacas y caballos embellece el paisaje.
Se llega a Licán Ray que está asentado a orillas del lago Calafquén, tan hermoso como el Villarrica, pero aún muy poco contaminado. Desde allí se puede observar los volcanes Villarrica y Lanín.
Se nota que no está muy bien cuidado el pueblo, le falta un toque de calidad en todos los sentidos, pero con esfuerzo y buenos proyectos sería un lugar idílico para vivir y para el turismo.

La playa aún virgen y las montañas que la rodean, esperan la mano de un artista que le sepa dar continuidad a la obra de Dios.Si seguimos el camino hacia Coñaripe, entramos ya en el preludio del cielo. Allí aún no hay contaminación de ningún tipo. Sólo algunas casas nadan contracorriente del maravilloso paisaje.
El lago desde allí es impresionante, grande, tranquilo, dormido aún, como Dios lo pintó. Los bosques que rodean al pueblo, el volcán Villarrica, las termas Geométricas y otras que ofrecen unos baños que renuevan el cuerpo y el espíritu hacen de este lugar un auténtico paraíso.
Playa de arena negra y gruesa, lugar tranquilo y sin explotar, gracias a Dios. La mano del hombre se yergue atosigante, amenazante, con furiosos bríos para depedazarla y convertirla en otra ruina. Ya los precios en estos sitios son desorbitados, ya se piensa en construir, en aprovechar el terreno al máximo, olvidándose de que hay que preservar las maravillas de la Naturaleza que Dios nos ha dado.A unos kilómetros al interior de Coñaripe se encuentra Ecopueblo, lugar maravilloso que la vision de un hombre ideó para preservar la zona, al mismo tiempo que se disfruta de ella.

Dios puso en la mano del hombre este maravilloso regalo, cuidémoslo para nuestro gozo y el de las generaciones venideras.


lunes, 25 de agosto de 2008

Gentilicios (2ª parte)

Y como parece que el asunto puede tener interés, sobre todo, para los profesionales de los medios de comunicación, vamos a hacer un repaso de los gentilicios más comunes que pueden ofrecer alguna dificultad. En el Archipiélago, el gentilicio más general es canario, que hace referencia a los naturales de las Islas Canarias; existe, además un sinónimo culto, canariense, nada habitual en el uso popular, y el aborigen guanche que, por extensión, nombra a los habitantes prehispánicos de las Islas, pues, en principio, sólo se refería a los de Tenerife. Palmeros son los naturales de La Palma; los términos auarita y benahorita se refieren específicamente a los aborígenes de La Palma al tiempo de la Conquista. Gomeros son los naturales de La Gomera, y herreños los de la isla de El Hierro; bimbache alude al aborigen de El Hierro al tiempo de la Conquista. Tinerfeño es el natural de la isla de Tenerife, para el que también existe el sinónimo culto nivariense. Debe tenerse en cuenta que chicharrero es gentilicio de los habitantes de Santa Cruz de Tenerife, sinónimo, pues, de santacrucero. Los de la isla de Gran Canaria son grancanarios; lanzaroteños o conejeros los de Lanzarote, y majoreros los de Fuerteventura.Variada es también la situación de los gentilicios para los naturales de distintas provincias, ciudades o pueblos de nuestro país. Un caso que encierra cierta complejidad es el del gentilicio de Alcalá, pues hablaremos de alcalaeños si nos referimos a los naturales de Alcalá del Júcar (Albacete); pero se llaman alcalaínos los de Alcalá de Henares (también cumplutenses), los de Alcalá de los Gazules (Cádiz) o los de Alcalá la Real (Jaén). Alcareños son, por último, los naturales de Alcalá de Guadaira y Alcalá del Río (Sevilla) o los de Alcalá del Valle (Cádiz).Un caso parecido es el de los gentilicios que proceden del topónimo Santiago, aunque éste tiene un carácter internacional que no posee el anterior. Santiagueses son los naturales de Santiago de Compostela (Galicia), pero a los naturales de la provincia de Santiago en la República Dominicana, se les llama santiaguenses. Santiagueños son los de Santiago del Estero (provincia o ciudad argentinas), Santiago de la Espada, Santiago de Panamá y Santiago de la provincia de Jaén. Santiagueros son los naturales de Santiago de Cuba y santiaguinos, por último, los de Santiago de Chile.Hay otros casos curiosos como los de estos gentilicios parónimos: antioqueno, natural de Antioquía (ciudad de Siria), y antioqueño, natural de Antioquía (departamento de Colombia). O la variedad de términos que existen para denominar a los naturales de Jaén (jienense, jiennense, jaenero, jaenés), a los de Salamanca (salmantino, salamanqués, salamanquino) o a los de Badajoz (pacenses, badajocense, badajoceño). Los de Huelva son onubenses o huelveños; los de Madrid, matritenses o madrileños; los de Lérida, ilerdenses o leridanos; los de Ávila, abulenses o avileses; los de Málaga, malagueños o malacitanos; los de Sevilla, hispalenses o sevillanos. Existen, incluso, gentilicios con valor despectivo, como son, por ejemplo, coño, equivalente a español en Chile, y godo usado en Canarias con el valor de español peninsular.Entendíamos –lo decíamos más arriba– que estas reflexiones podían tener interés para los profesionales de la comunicación, por eso conviene que terminemos con una recomendación: en el texto periodístico sólo se deben utilizar los gentilicios muy conocidos y se evitarán los inusuales y los no transparentes, es decir, aquellos cuyo significante no guarda semejanza con la del topónimo de procedencia, como son los gentilicios bilbilitano (natural de Calatayud), pucelano (natural de Valladolid) o hafnino (natural de Copenhague).La idea de escribir esta "nota" surgió por el uso frecuente en estos tristes días de inútil guerra del gentilicio, que apenas habíamos escuchado antes, de los naturales de la ciudad de Bagdad. Sirvan, pues, estas consideraciones lingüísticas como parvo homenaje a los sufridos ciudadanos bagdadíes y a todos los que, soldados y periodistas, han dejado sus vidas, o parte de ellas, en las bíblicas riberas del Tigris y del Éufrates cuyas aguas bajan hoy teñidas de tanta sangre inocente derramada.

* Catedrático de Lengua Española de la Universidad de La Laguna

ELDIA.es

Cuál es el gentilicio de los naturales de Las Palmas de Gran Canaria

BAGDADÍ es el gentilicio de los naturales de la legendaria ciudad de Bagdad, capital de Iraq, país asiático a cuya historia más reciente nos hemos acercado sin quererlo en los últimos meses, y todo por una lamentable guerra de muy difícil justificación, si es que las guerras pueden justificarse de alguna manera.
Una prueba clara de que se está familiarizado con determinado lugar es el hecho de que se conozca su genticilicio, el adjetivo que hace referencia a la procedencia geográfica de las personas o a su nacionalidad. Así, por ejemplo, uno puede deducir que alguien posee cierto conocimiento de Lisboa si se refiere a sus habitantes con el término de lisboetas, o que conoce bien la ciudad inglesa de Oxford porque llama a sus naturales oxonianos u oxonienses. Quien, por el contrario, use la voz colombino para denominar a los ciudadanos de Colombia o *tenerifeño a los de la isla de Tenerife estará declarando su ignorancia con respecto a aquel país y a esta isla. La misma ignorancia que mostraba el periodista que en un diario nacional utilizó el gentilicio palmense para aludir a una diputada de Las Palmas de Gran Canaria: "La política palmense –escribía– es el tercer diputado del PP que abandona las filas en lo que va de legislatura".
Palmense es voz que no registra el Diccionario académico, aunque, según parece, hay documentación que la avala en textos escritos como gentilicio de los naturales de Las Palmas de Gran Canaria y de los de la isla de La Palma, y esta doble posibilidad designativa dentro de un mismo espacio geográfico es razón suficiente para no recomendar su uso. El Manual de español urgente de la Agencia EFE sí recoge palmense, si bien, la razón para desaconsejarlo, en esta ocasión, es que se propone como gentilicio para designar a los habitantes de Palma de Mallorca –conocidos habitualmente como palmesanos– y a los de Las Palmas de Gran Canaria. Hay que evitar confundir, además, palmesano con parmesano, que es el natural de la ciudad de Parma, antiguo ducado de Italia.

Como tú (León Felipe)




Como tú...
Así es mi vida,
piedra,
como tú. Como tú,
piedra pequeña:
como tú,
piedra ligera;
como tú,

canto que ruedas

por las calzadas

y por las veredas;

como tú,

guijarro humilde de las carreteras;

como tú,

que en días de tormenta

te hundes

en el cieno de la tierra

y luego centelleas

bajo los cascos

y bajo las ruedas;

como tú, que no has servido

para ser ni piedra

de una lonja,

ni piedra de una audiencia,

ni piedra de un palacio,

ni piedra de una iglesia...

como tú, piedra aventurera...

como tú,

que tal vez estás hecha

sólo para una honda...

piedra pequeña

y

ligera...



León Felipe nació en Tábara, Zamora, España, en 1884. Pertenece a la Generación del 27. Murió en México, en 1968.


Si gustan de escuchar el poema recitado en la voz de León Felipe, entren al nexo que figura más abajo. (Palabra Virtual. Antología de poesía iberoamericana)


viernes, 22 de agosto de 2008

El rayo que no cesa




Te me mueres de casta y de sencilla:

estoy convicto, amor, estoy confeso

de que raptor intrépido de un beso,

yo te libé la flor de la mejilla.

Yo te libé la flor de la mejilla,

y desde aquella gloria, aquel suceso,

tu mejilla, de escrúpulo y de peso,

se te cae deshojada y amarilla.

El fantasma del beso delincuente

el pómulo te tiene perseguido,

cada vez más patente, negro y grande.

Y sin dormir estás, celosamente,

vigilando mi boca ¡con qué cuido!

para que no se vicie y se desmande.


Del poema "El rayo que no cesa" (Miguel Hernández)



Poeta de Murcia, España. Se le considera integrante de la generación del 27.

Es un poeta comprometido, valiente.

Se caracteriza por cuidar tanto la rima como la métrica a lo largo de su prolífica obra, en la cual expresa como pocos sus sentimientos y vivencias.

jueves, 21 de agosto de 2008

España de luto



España está de luto. El trágico accidente de un avión en el aeropuerto de Madrid Barajas, con destino al aeropuerto de Gran Canaria, ha conmocionado a nuestro país.

En estos terribles momentos reflexionamos sobre la muerte. El concepto que tenemos de ella varía según la edad y las circunstancias personales.

Hay diferencia de apreciación entre una muerte de alguien muy cercano que vimos de niño a una que se produzca en estos momentos de madurez. En la primera consideramos la muerte como un hecho muy lejano, difícil que nos toque. Ahora, en la madurez, ya lo vemos más cerca, ya estamos preparados para recibirla.

La muerte se recibe de una forma u otra dependiendo de las circunstancias y preparación de cada uno. Si vivimos el aquí y el ahora, sin esperar demasiado del futuro, que es una forma de vivir satisfechos, la recibiremos como algo natural, es una transición, estamos en paz con nosotros mismos y con los demás. Si por el contrario estamos sumidos en proyectos a largo plazo, o hay gente que dependa de nosotros, entonces vivimos dependientes de algo o de alguien, apegados a la tierra, de tal forma que el pensar en la muerte es algo traumático.

¿Cómo ves tú la muerte?


miércoles, 20 de agosto de 2008

Osho de "El ganso esta fuera"

En una espesa zona de la selva birmana, un pequeño avión fue abandonado por el ejército. Se estaban retirando a toda prisa y por alguna causa mecánica no pudieron llevárselo consigo. Los aborígenes encontraron el avión y fueron incapaces de entender qué era. Dedujeron que debía de ser alguna clase de carromato; era lo único que podía ocurrírseles. Para ellos, una carreta de bueyes era el único vehículo. Así que empezaron a utilizar el avión como una carreta. Y les encantó. ¡Era el mejor carromato que nunca habían tenido!
Entonces alguien pasó por allí, un hombre que vivía un poco alejado de la tribu aborigen, pero que formaba parte de ella. Y él había visto automóviles, camiones, autobuses. Les dijo:
—Esto no es un carromato. Esto es un automóvil. Y yo sé algo de coches. De manera que le hizo unos arreglos. Ellos se quedaron inmensamente asombrados de ver que sin caballos, sin bueyes, la máquina se movía. ¡Vaya juguete! Cada mañana, cada tarde, disfrutaban mirándolo una y otra vez, desde todos los lados, entrando en él, sentándose en él, y, aunque no había carreteras, les resultaba tremendamente gratificante recorrer unos cuantos metros.
Un día, un piloto acertó a pasar por aquel remoto bosque y les dijo:
—¿Qué estáis haciendo? ¡Eso es un avión! ¡Puede volar!
Invitó a dos aborígenes a ir con él y cuando despegaron, no podían creerlo. Eso superaba por completo su imaginación, estaba más allá de todos sus sueños. Ellos pensaban que sólo los dioses podían volar; habían oído hablar historias de dioses que volaban por el cielo. Sí, habían visto aviones surcando el cielo, pero siempre habían creído que pertenecían a los dioses.

Fíjate: el mismo aparato puede ser utilizado como carreta o como automóvil, pero entre carreta y automóvil sólo hay una diferencia cuantitativa, no cualitativa. En cuanto el avión despega, el plano es diferente: trasciende la carreta y el automóvil. Es una dimensión totalmente nueva.
De modo que la razón no es dejada atrás; la razón es, simplemente, trascendida. Por eso, Christmas Humphreys lo llama “sin sentido”, “irracional”. Pensar que dejas atrás la razón, es pensar todavía de forma racional.
Te dice: “... y la mente será libre...”
Eso es una verdadera tontería; la mente no será libre. Cuando te adentras en el mundo de Zen, aparece la no-mente. Zen es equivalente a “no-mente”. No es liberar la mente; es liberarse de la mente. Y hay mucha diferencia, una diferencia imposible de salvar. La mente no obtiene la libertad; tú te liberas de la mente. La mente desaparece. Libre o no libre, la mente, simplemente, desaparece. Cruzas una nueva puerta que siempre estuvo ante ti, pero a la que nunca habías llamado: la puerta de ser, la puerta de la eternidad.
Del libro El ganso está fuera de Osho

martes, 19 de agosto de 2008

Un mapa para la biodiversidad


Un mapa para la biodiversidad
Una nueva técnica permite señalar en un mapa los lugares esenciales para vida salvaje
Un grupo de científicos ha desarrollado una técnica que permite señalar en un mapa lugares claves para la biodiversidad, publica la cadena británica BBC en su página web. Los responsables de este estudio, cuyos resultados han aparecido en la revista de divulgación científica Science, aseguran que la nueva técnica ayudará a mejorar la efectividad de las estrategias de conservación.

Madagascar
El nuevo sistema de localización ha sido empleado en Madagascar, donde ha permitido identificar hábitats esenciales de la isla, en la que viven una gran cantidad de especies únicas en el mundo.
"Madagascar es un lugar excepcional gracias a su historia evolutiva", ha explicado Claire Kremen, bióloga conservacionista de la Universidad de California y una de los autores del estudio. La isla se desprendió del continente africano hace aproximadamente 160-180 millones de años, lo que permitió que la flora y fauna de esta porción de tierra permaneciesen aisladas del resto del mundo y se conservasen hasta nuestros días.
En la cuarta isla más grande del mundo, que cuenta con multitud de ecosistemas diferentes y una biodiversidad abrumadoramente rica, "el problema es saber qué áreas proteger", añade Kremen.
Además de recopilar datos sobre las especies que habitan en la isla, la nueva técnica cuenta con un programa informático que valora los hábitats vitales para cada una de ellas y permite identificar las especies en mayor riesgo de extinción.


Fuente texto y foto: ELPAÍS.com - Madrid - 12/04/2008

lunes, 18 de agosto de 2008

¡Ay, amor!


Ay, amor, cuánto se habla de ti
unas veces se suspira de amor
y otras de amor se llora y se muere.

¿Por qué será así si el amor es un sentimiento
que une a dos personas en el camino de la felicidad?

El amor es como la vida, días buenos, días regulares
momentos inolvidables y otros
de una tristeza infinita.

Ay, amor, amor
cuánta dicha me das
y cuanta amargura
cuando el amor llega a su fin
pero renace la alegría con un deseado
y nuevo...amor.

domingo, 17 de agosto de 2008

Amigos en el recuerdo


Ahora que me encuentro sumamente feliz. Que me siento amado profundamente. Que mi salud es excelente. Que disfruto de maravillosos paisajes: lindos y apacibles lagos, ríos que discurren entre exuberante vegetación, volcanes nevados con sus fumarolas volando hacia el cielo, gente amable por doquier que me saludan sonrientes, ahora que me encuentro muy bien acompañado tomando un exquisito vino procedente de viñedos próximos... Ahora, en estos momentos inolvidables, entrañables, en el que parece que me encuentro en el cielo, me acuerdo de mucha gente.

Me acuerdo de los amigos que están en soledad, sólo acompañados de su corazón triste y dolorido. A esos amigos les envío un fuerte abrazo de amor y de solidaridad.

Me acuerdo de mis amigos que se encuentran acongojados, deprimidos. Aquellos que los problemas reales o imaginarios no les dejan vivir en paz. A esos amigos les envío todo mi cariño y unas palabras de fe y esperanza en un futuro mejor. Estoy seguro que llegará la luz y la alegría a su corazón. Que no desesperen, que llegará el momento en que a su alma arribará una chispita de amor y de paz que les harán ver con los ojos del corazón. Y que no olviden que les amamos.

Me acuerdo de mis amigos que se encuentran enfermos o que cuidan a algún familiar con problemas de cualquier índole. Piensen que les tenemos en nuestras oraciones. Que les enviamos todas nuestras vibraciones positivas para que la situación revierta y mejoren. Que el tratamiento médico unido a la fuerza de la fe en la pronta recuperación, harán que mejoren y recuperen la sonrisa.

Me acuerdo de todos mis amigos. De aquellos que trabajan cada día, con esfuerzo, con alegría o con penas en el corazón. De aquellos a los que el paro ha hecho mella en su alma rica y amorosa. Aquellos a los que desengaños amorosos les han dañado su espíritu. A los que los asuntos económicos no les ha ido tan bien como quisieran y los ha sumido en la desesperanza.

Me acuerdo de todos mis amigos. De aquellos a quien todo les va bien y de aquellos que algo les corroe su mente y su conciencia.

También me acuerdo de aquellos conocidos o no, a quienes les aflige los mismos problemas, los mismos desafectos. Problemas de marginación y pobreza. Problemas de hambre de cultura, de educación, de pan y de todo lo que necesitan.

Me acuerdo de todos hoy que tengo lo que un hombre puede desear: una inmensa felicidad.
Un recuerdo emocionado para todos aquellos amigos que partieron hacia un nuevo amanecer. Que sepan, desde el ignoto lugar donde se encuentran, que dejaron una imborrable imagen en nuestar alma.
Envío un abrazo y mi cariño a todos mis amigos.
Y a los que se fueron, mi emocionado recuerdo.

sábado, 16 de agosto de 2008

El slencio



En el silencio de tu alma se esconden los más bellos secretos de tu corazón.

El silencio no es la ausencia de sonidos, es un estado tranquilo en el que puedes oír lo que se mueve en tu interior con mayor claridad

En silencio se descubren maravillosas conversaciones que la palabra sería incapaz de pronunciar.


En el trabajo callado y tranquilo los dones de las personas se hacen visibles.


La palabra, cuando es clara y sincera, nos acerca a los demás, nos ayuda a darnos a conocer, nos muestra lo que los demás piensan y viven… el silencio es el mayor grado de comunicación que podemos conseguir con un ser humano.


Ábreme el cofre sagrado de tu silencio, comparte conmigo desde lo que eres, desde lo que vives, desde lo que lloras y desde donde te alegras…sin palabras.


Entraré de puntillas, sin hacer ruido, para no romper la hermosura que me ofreces a través de tu silencio...


El silencio es el mayor grado de comunicación.


Anónimo

Ya hay diagnóstico

A la mañana siguiente Pancho se despertó y lo primero que observó fue que las enfermeras, los médicos y sus familiares entraban a la habitación con una mascarilla.
-No se preocupe, Francisco, la mascarilla es para que no le puedan infectar a usted- le explicó una enfermera.
Al poco rato entró el equipo médico de Reumatología. El Dr Moreno se presentó y le dijo a Pancho:
-Ya sabemos qué mal le aqueja a usted. Se trata de L.E.S. (lupus eritematoso sistémico) asociado a Dermopolimiositis. Los dos tienen el mismo tratamiento, cortisona. Una vez que le apliquemos unos bolos de este medicamento, unos 1ooo mg, y la dosis diaria, se podrá ir para su casa. Verá que irá mejorando paulatinamente.
Y así sucedió, a los tres días de haber llegado al Hospital Pancho tomó el camino a su casa.

viernes, 15 de agosto de 2008

Enigmas del corazón


Hay espacios en nuestro corazón con sentimientos encontrados: quisiera verte, pero no ahora; quisiera tenerte, pero no tan pronto; quisiera abrazarte, pero me da miedo...


Lo importante es que hay mucho amor, amor que saldrá como un torbellino en el momento y lugar inesperados.


El amor nos espera a la vuelta de la esquina y desaparecerán los sentimientos contrapuestos; fluirá la esencia del amor en una inefable cascada de sublimes sentimientos hacia la persona amada.


¡Y no hay quien los pare!

sábado, 9 de agosto de 2008

Los que esperan


Ahí está -¿cómo no verlo, cuando cae la tarde?- el hombre que espera. La mujer, con el niño en brazos, que espera. El anciano, con el tiempo sobre sus hombros, que espera. El señor del maletín y de los zapatos recién lustrados, que espera. La muchacha que se puso hermosa este día, que espera. ¡Y cómo esperan! Han esperado siempre, a pesar de lo que digan los que nunca han esperado, "que no pueden esperar". ¡Pero sí esperan, esperan todavía, seguirán esperando, ahí, en las esquinas, a la ciudad nueva tantas veces prometida, que nunca llegó!

Ya no son paraderos donde esperan. Llamémoslos de una vez por todas "esperaderos", salas de espera abiertas, en plena calle, al descampado. Las nubes pasan sobre sus cabezas, y ellos todavía ahí, esperando, jirones de vida efímera. Pasan los autos veloces, pasan los perros, pasan los días, pasan los gobiernos, pasan las noticias, y ellos esperan. ¡Cómo pasan frenéticos los helicópteros en el cielo, para vigilar las Cumbres de los presidentes, que no soportan esperar a sus pares ni media hora! ¡Cómo pasan los pájaros y las polillas, mientras ellos no pueden moverse de ahí, náufragos en paraderos, islas abandonadas en un mar de promesas!

¡Cómo pasa todo, cómo se va la vida, la belleza de la muchacha que se puso hermosa, cómo se viene la muerte del anciano, cómo se pierde la venta de los calcetines que lleva en su maleta el vendedor, por esperar! ¡Cómo se vacían las miradas de los que esperan, hasta volverse neutras, vacías, al caer la tarde!

¿Y qué esperan? Si les preguntaras, tal vez ya no sabrían decirte qué esperan. De tanto esperar, perdieron la ilusión, incluso la esperanza. Y entonces se pusieron a esperar sin objeto, a esperar solamente, como quien espera nada, ¡como quien espera la muerte!

¡Pero no puede ser que esperen tanto! -te dices, tú que avanzas raudo y ves a los mismos esperar en el mismo lugar, una hora y otra hora-. No puede ser que esperen al alba, al mediodía, al crepúsculo, bajo la lluvia o el sol, un jueves, un lunes, un domingo impune! ¡No puede ser! ¡No puede ser! Un coro griego diría con furia: "¡No puede ser!".

Pero sí puede ser. Ya pudo ser. La tragedia los pilló desnudos, solos, víctimas propiciatorias del gran sacrificio. Los hicieron esperar, y esperaron, y de tanto esperar se les armó una paciencia inédita, se armaron de paciencia hasta los huesos, y se fueron gastando en la paciencia sin límite. Y ahora callan, y esperan. Ya no lloran, no gritan, no patean, no dicen que esperan. Sólo esperan, nada más, como si esperar fuera el único verbo de sus vidas, vidas sin sujeto, habitantes varados ahí en los paraderos de nuestra ciudad.

¿Habitantes, dijiste? ¡Por favor! Di lo que son de verdad: "Esperantes", fantasmas de una espera más real que sus propias vidas.

"Que esperen un poquito más -dice un delegado del gran absurdo nacional-. Sólo un poquito más, y ya verán...". "¿Y cuánto habría que esperar, señor delegado?" "Hay que esperar, pues. De eso se trata, esperar hasta que duela".

Pero, ¿qué haremos con ellos cuando llegue lo esperado y ellos sigan esperando, sin moverse, como postes, como árboles secos, creyendo que hay que seguir esperando, porque sólo esperar saben? No podremos hacer nada. No habrá nada que hacer.

Porque las Godot esperadas ya no llegaron.¿Las Godot? Sí, así las llaman ahora (en homenaje a Beckett, el del teatro del absurdo, gran referente de nuestro Chilepaís, pues...). No las góndolas, no las micros, no las cuncunas, no: las Godot... Y una Godot que se precie de tal nunca llega, o no sería Godot. Así que a esperar se ha dicho, cierren los ojos y verán a una flota de Godot llegar desde el cielo sobre los paraderos vacíos, donde ya nadie -una vez conocida la verdad- esperará nada.

Cristián Warnken

Fuente:
El Mercurio


Las autoridades nunca se ponen en el lugar de los pobres, de los desvalidos, de los que sufren.

¿Alguna vez han visto al Ministro de Educación impartiendo clases a un grupo de cincuenta alumnos en una clase oscura, sin medios, con niños muertos de hambre? ¿Y a niños marginados de barrios marginados de grandes ciudades donde abunda el hambre, la droga, el alcoholismo, la prostitución y el hambre?

¿Alguna vez el Ministro de Economía se ha puesto a mal vivir con el sueldo mínimo durante un mes?

¿Y el Ministro del Interior se ha puesto en fila cinco horas para obtener su D.N.I. o su pasaporte?

Es muy fácil dirigir un país sin bajar a las capas más bajas de la sociedad para ver sus necesidades, sus prioridades y charlar con ellos para tratar de gobernar viendo su realidad.

¿Los ha visto usted? Yo no.

jueves, 7 de agosto de 2008

Ocasiones de peligro, muerte o paraplegia


Eran las doce de la mañana y me encontraba paseando por el plácido lago encantado acompañado por Drako, mi perro pastor alemán. El día estaba lluvioso y hacía frío, unos ocho grados centígrados habían previsto para ese día.

Me encontraba meditando sobre algunos hechos sucedidos últimamente en mi vida cuando sonó un ruido estrepitoso, parecía que un avión se había precipitado al vacío desde una gran altura.

Me asomé a la carretera que pasa próxima al lago, pero no vi nada.

Continué el paseo con mi perro cuando de repente escuché la sirena de la ambulancia y de la policía.

Más tarde me enteré que un coche se había empotrado contra un enorme árbol , debido a lo resbaladizo de la carretera por agua o hielo. En dicho accidente habían fallecido dos personas muy conocidas en la ciudad de Villarrica.

Este hecho me impresionó. Me puse a meditar en el hecho de la muerte y en el lugar y momento en que puede suceder. También pensé las veces en que había estado en peligro y no me había sucedido nada, gracias a Dios.

También meditaba en los distintos tipos de muerte, además de la muerte natural, con la que casi todos soñamos, existen otras más o menos traumáticas. Por ejemplo, yo he estado en distintas situaciones en la que pude haber fallecido, pero escapé de ellas. Entonces me pregunto:

-¿Dónde y cuándo llegará la parca a mi encuentro?

¡Cualquiera sabe! He escapado de momentos muy difíciles y puede ser que de una simple caída o de un resfriado le diga adiós a este mundo. Que por otra parte, es precioso y dgno de ser vivido con absoluto placer.

Si hago un recuento de todas las situaciones de las que escapé de la guadaña, podría empezar de cuando sólo tenía unos pocos meses de vida. Me encontraba muy mal, mis padres me habían llevado al médico en la ciudad. Una vez que éste me reconoció, le comentó a mis padres:

-Este niño tiene una infección en alguna parte de su cuerpo. -Vayan a la farmacia que acaban de descubrir la penicilina, ésta le puede salvar.

Y así fue. Mis padres consiguieron el medicamento recetado por el doctor y escapé por esa vez. Tenía una tremenda infección interior, al fin gran cantidad de pus salió por una axila.

Desde entonces doy gracias a Sir Alexander Fleming por haber descubierto la penicilina. ¨Gracias a él se han salvado millones y millones de personas.

¡Cuántas veces me he salvado de accidentes de tráfico! A pesar de que uno conduce con cuidado, podía enumerar como mínimo de cinco a diez veces que pude perder la vida en ellos.

He corrido riesgos caminando o corriendo por las montañas, por sitios casi inaccecibles.

También me he puesto en peligtro en el mar bañándome mientras enormes olas me sacudían y me envolvían en un manto de espuma y arena. Gracias a que la corriente no me llevó lejos, donde mi carencia de fuerza me hubiera impedido ponerme a salvo. O también pude haberme estrellado contra las rocas.

Una vez faltó poco para electrocutarme, fue tan grande el golpe que me tiró de la silla y reventó los alicates con los que trabajaba.

Otra vez, mientras volaba en un avión desde Munich a Stutgar el avión sufrió una explosión que hasta me despertó. Afortunadamente, pudo llegar a aterriza, la gente casi muere de pánico.


He estado ingresado en el hospital y por lo menos dos veces los médicos me habían desahuciado, pero no me quería morir. Tenía el convencimiento que tenía aún muchas cosas por hacer en este bendito mundo.

Me han intentado agredir y he estado expuesto a situaciones de las que muchos no han podido escapar.

¿Para qué seguir enumerando esas situaciones?

Lo importante es que estoy vivo y que quiero seguir así durante mucho tiempo, intentando no exponerme a situaciones de riesgo y a vivir la vida con el máximo amor y calidad de vida posibles.

¡Que cuando llegará el momento en que tenga que rendir cuentas al Todopoderoso? Sólo Él lo sabe. Desde pequeños mi madre nos enseñó a rezar para que el Señor nos dé una buena muerte. esto es sin sufrimeintos para mí ni para mis familiares y amigos.

¿Leche o té?


A las once de la noche las enfermeras pasan por las habitaciones a invitar a una taza de leche o a una de té.

La enfermera, una señora de unos treinta y cinco o cuarenta años, morena y de ojos negros muy grandes, se acercó a Pancho y le movió un poco, para despertarlo.

-¿Cómo te encuentras?- le preguntó, inclinándose hasta vérsele sus diminutos pechos. Casi no tenía, sólo se le veían unos grandes rosetones negros adornados con unos preciosos pezones.

Pancho se quedó encandilado por ese diminuto, pero gratificante presente que le regalaba a esas horas de la noche.

-Muy bien señorita, gracias- contestó al mismo tiempo que se puso colorado, puesto que ella se percató de la atención que ponía en sus pechos.

-Francisco, ¿qué prefieres, leche o té?

-Una taza de leche, por favor.

Ella se retiró dándole un apretoncito en la mano de cariño y de ánimo, pues le veía en muy mal estado.

Al poco rato ella se presentó con una bandeja con la taza de leche y con unas galletas.

-Aquí tienes, Francisco. -Buen provecho- e inclinándose le estiró la sábama, con lo que le deleitó de nuevo con la visión de sus encantos.

-Cuando termine de atender a todos los pacientes, vendré a ver si todo te va bien, al mismo tiempo te acompañaré un rato, Francisco.

Pasó una hora o dos cuando entró en la habitación la enfermera y le preguntó:

-¿Qué tal, como te va?

-Bien, señorita. Muchas gracias por venir a acompañarme, aunque sean sólo unos minutos.

La enfermera se sentó en la cama a su lado y tomándole de la mano le hablaba suave y dulcemente.

Pancho le fue contando lo que le había pasado. De los ojos de la enfermera se desprendía mucho amor y compasión por el enfermo.

Así estuvieron un buen rato hasta que la enfermera se despidió.

Está demás decir que Pancho soñó con ella. Dieron juntos relajantes paseos a orillas de la costa, pasó el tiempo hablando y mirando dentro de sus corazones . Ya al anochecer, debajo de unas frondosas palmeras a orillas del lago encantado soñaron y realizaron un vuelo mágico hasta dejar atrás las últims estrellas del inmenso e incomensurable universo.

miércoles, 6 de agosto de 2008

Volverse humano


Si observas de cerca a los seres humanos en el mundo actual te das cuenta de que no son humanos. No actúan como seres humanos. Si un ser humano actúa correctamente, entonces él o ella se convierte en un verdadero ser humano. Momento tras momento, ¿qué haces? ¿Cuál es tu dirección correcta? Momento tras momento, ¿cuál es tu vida correcta? ¿Cómo encuentras tu camino correcto? ¿Cómo salvas a todos los seres del sufrimiento?

Venimos a este mundo con las manos vacías. ¿Qué hacemos en este mundo? ¿Por qué hemos venido a este mundo? Este cuerpo es algo vacío. ¿Qué es esta cosa que lleva este cuerpo de un lado a otro? ¿De dónde vino? Debes entender esto, debes encontrar esto. Así que si quieres encontrar esto debes preguntarte a ti mismo: "¿Qué soy?" Siempre mantén esta gran pregunta. El pensamiento debe desaparecer. Debemos quitar todo nuestro pensamiento, cortar nuestros pensamientos. Entonces nuestro verdadero ser aparece, entonces nuestra mente verdadera aparece...

¿Cuánta gente quiere de verdad practicar en este mundo? Mucha gente no practica nada, luchan día y noche, y ejercitan su deseo, su ira, su ignorancia. Cuando pierdas tu cuerpo, entonces no tendrás nada que puedas llevarte contigo. Cuando este cuerpo desaparezca, ¿qué te llevarás contigo? ¿Qué harás? ¿A dónde irás? No lo sabes ¿verdad? Si este "no-saber" es claro, entonces tu mente es clara, entonces también el lugar a donde vas es claro. Entonces comprendes tu trabajo, entiences por qué has nacido en este mundo. Entiendes qué haces en este mundo. Cuando entiendes esto puedes convertirte en un ser humano.

Maestro Zen Seung Sahn

Camino al hospital

La habitación estaba oscura, puesto que las ventanas estaban cerradas. Pancho estaba sumido en sus pensamientos. Él no se encontraba tan mal, pensaba él, como había dicho el doctor: estaba todo dolorido, con aftas en la boca, llagas en la cara de las biopsias que le habían realizado, todo el cuerpo hinchado y con altas temperaturas.

En ese momento entra su esposa con algunas cuñadas y manifiesta que había ido a hablar con el director de la clínica. Ésta le había dicho que iba a presentar una denuncia por el descontrol que había en el servicio de enfermeras, en la de los médicos que después de tanto tiempo no habían determinado cuál era su enfermedad y también por la falta de aseo en la habitación y en el servicio.

El director le había contestado:

- Si usted denuncia eso yo informaré que su marido tiene sida.

Ante esta contestación su señora quedó perpleja y se fue rápidamente a hablar con el médico.

-Sr doctor, exijo que traslade inmediatamente a mi marido al hospital.

El médico, después de pensarlo brevemente le contestó:

-¿A cuál quiere ir, al Hospital Insular o a la Clínica del Pino?

-Al Hospital Insular, por favor

Inmediatamente solicitaron el servicio de una ambulancia.

Preparon la ropa y otros útiles que se encontraba en la habitación de la Clínica San Roque y lo trasladaron al Hospital Insular.

El recorrido fue corto, pero Pancho tuvo oportunidad de observar el trayecto hasta llegar a la Avenida Marítima, el inmenso océano Atlantico, el cielo azul, el césped y árboles que bordean la carretera, los cientos de coches que corrían raudos hacia el sur o que volvían a la ciudad.

Pronto llegaron al Hospital, le ubicaron en una habitación individual.

Una enfermera se presentó y le dijo a Pancho que le harían algunas pruebas esa noche y junto a los resultados que traía de la clínica el equipo de Reumatología las estudiaría y esperaban que por la mañana podrían determinar qué patología le aquejaba.

Y con esa esperanza, después de estar tantos días sin saber qué le sucedía, se quedó dormido.

martes, 5 de agosto de 2008

Una foto en mi retina

Tengo una foto en mi retina de los paseos por los caminos marcados por la hierba y por las flores silvestres. Una vez pasada la casa de Manolito Catana nos introducíamos en un vergel que aún perdura en nuestra mente y en nuestro corazón.

El olor a tierra húmeda, después de una lluvia fina y pertinaz nos llegaba al alma. Los colores de los árboles y plantas se volvían más verdes, más brillantes, más acogedores. Son sensaciones y sentimientos que aún perduran en nuestro espíritu.

Corríamos por esos caminos, o jugábamos con nuestros carros fabricados con materiales de deshecho. Siempre contentos de disfrutar de la compañía de los amigos en tan excelsa belleza natural.

Nuestra casa era el campo, las paredes eran las montañas de nuestra Aldea, el techo era el cielo azul celeste y la puerta era el mar oceánico que nos acogía principalmente en vacaciones, donde disfrutábamos de la brisa marina, de la playa de las barquillas o del Puerto.

Quedaron muy atrás esas imágenes que nunca volverán, puesto que nuestros ojos dejaron de ser la cámara que todo lo observaba con total exactitud, pero nuestra mente rememora esos sentimientos inolvidables de nuestros primeros años de vida, hace unas cuantas decenas de años.

Amor y odio

Hoy he tenido un encontronazo con otro ser tan imperfecto como yo. Nos acaloramos, discutimos y nos enojamos mucho.

¿Cómo es que llegamos a ese estado de inconsciencia, de perder la tranquilidad, la racionalidad y no poder resolver la disparidad de criterios sin llegar a esos términos?

Todo tiene un motivo: el querer tener razón a toda costa, el querer decir la última palabra, quizás el culpar al otro de nuestros males.

Cuando estemos en una situación tensa como ésa debemos pronunciar todas las veces que sea necesario la oración del peregrino: "Señor mío y Dios mío, ten misericordia de mí". De esa forma tomamos aire, nos tranquilizamos, priorizamos el amor y la estima por el otro. Así llegará la paz a nuestro corazón.

No queramos ganar en las discusiones o disputas, seamos humildes, de corazón generoso. Sembremos amor y recogeremos amor. No pensemos que el otro no tiene nunca la razón, que el otro es enemigo, no intentemos vencerlo con una o mil justificaciones.

Debemos buscar la tranquilidad de espíritu. No nos importe disculparnos, pedir perdón, explicar sin acritud nuestros puntos de vista, intentar que vuelvan las aguas al cauce del amor, de la comprensión.

Viviremos mucho más felices, con menos tensiones, preocupaciones y desamor.

La vida en amor y paz de espíritu es una vida de calidad. Vale la pena vivirla. La otra es la muerte del espíritu, el veneno en nuestra mente y la hiel en nuestro corazón.

domingo, 3 de agosto de 2008

Los médicos opinan, pero no hay diagnóstico

La estancia en la Clínica se prolongaba más tiempo del que Pancho esperaba. Él se encontraba bastante mal, con muchos dolores y todo el cuerpo ya hinchado como un globo.
Los compañeros de su trabajo lo iban a visitar. Él se daba cuenta por sus caras que no le encontraban nada bien.
Una vez que se marcharon se miró al espejo y se asustó al verse. Tenía llagas en la cara, demacrado y con muy mal aspecto.
Cuando llevaba cinco días ingresado el doctor Regalado le visitó para despedirse:
-Me marcho a EE UU a un congreso, estaré en ese país una semana, en mi ausencia me sustituirá el doctor Rebollo. Luego volveré a atenderle yo- dijo el doctor.
-No se preocupe- le contestó- cuando regrese ya estaré en mi casa.
-Ojalá- comentó el médico.
Pasaban los días y en vez de mejorar iba empeorando cada vez más.
El nuevo doctor seguía realizándole nuevas pruebas, pero no podía aún diagnosticar de qué enfermedad se trataba. Una vez le dijo a la familia que él creía que tenía sida, según los síntomas, y los resultados de la analítica.
Como Pancho escuchó el comentario del médico, cada noche se tomaba sus orines, que cuidosamente iba depositando en una botella, pues había leído que era un buen remedio para esa enfermedad.
Algunas veces le visitaron varios médicos, los cuales iban emitiendo su opinión de la patología que le aquejaba. No coincidían unos con otros.
Un día se presentó el doctor Rebollo y pidió hablar en privado con la esposa de Pancho.
-Señora, siento decirle que su esposo se encuentra muy mal. Vayan esperando lo peor. No creo que dure mucho ya.

Engaño versus ética

Hay gente tan tramposa y con tanta falta de valores que se pasa la vida entre engaños y trampas. Cuando se trata de engañar a un familiar es más grave aún.

Hay hijos que engañan a sus padres, algunos les roban hasta dejarlos en la indigencia. También se han dado casos que son los padres que para proteger a sus hijos (?) los dejan sin nada. Esta clase de prácticas también se dan entre hermanos, entre amigos.

¿Qué impulsa a la gente a aprovecharse de los demás no importándole que sean amigos o familiares? El egoísmo del poder, del dinero, de la posición social hace que se pierda la honestidad, la decencia, la honradez. También se han dado casos de llegar hasta el homicidio con tal de apropiarse de los bienes del fenecido.

El ser humano tiene una mente muy compleja, algunas personas no son muy equilibradas, no tienen pautas de conducta con unos límites determinados, no los pueden controlar; por lo tanto, en algún momento actúan de una forma que hasta ellos mismos se asombran de lo que hicieron una vez vueltos a la calma, a la conciencia.

Otros lo hacen con premeditación y alevosía. En estos casos ya llevan el mal en la sangre, en su mente perversa, también pueden ser atavismos.

Nos podemos preguntar, ¿hay alguna justificación para que una persona robe o engañe a otra? Tal vez por conseguir alimento para su supervivencia o la de sus hijos o por evitar un mal mayor. En ese caso hay un choque frontal entre la ética y la necesdad.

Atavismo indecente


Mi colina es mágica porque me encuentro cerca de la luna, de los rayos solares y del titileo de las estrellas. Ellos son simples, puros. No importa el tiempo que haya, ni si es verano o invierno, siempre son íntegros.

Me encuentro en mi colina mágica en estado sosegado en compañía de los pájaros, de la fresca brisa, del silencio omnipresente.

Aborrezco la mentira, el engaño, el aprovechamiento inmoral hacia los débiles. El querer pisar al que se deja, al que no protesta, o que no puede hacerlo.

Hay algunas sociedades que tienen sentimientos atávicos de salir del paso de cualquier manera, no importa si es a costa de los demás. La ecuanimidad, el decoro, el respeto hacia los demás, la imparcialidad, la honestidad importan muy poco.

Lo importante es aprovecharse desde la primera vez, no importa si ya luego no pueden hacer negocio y relacionarse con el perjudicado. No importa si le tachan de desconsiderado o de caradura. Siguen el refrán de que "el que da primero da dos veces"; yo diría mejor "el que se aprovecha del otro primero ya tiene algo ganado", aunque después pierdan todo.

Ejemplos de éstos hay muchos, como el que me vendió leña con engaño y luego regresó para que le comprara otra vez. O el que me pidió prestado cierta cantidad de dinero y no me pagó en las condiciones pactadas, y en otro momento volvió para lo mismo.

También se da el caso que uno ve cómo engañan a otro y más tarde quieren hacerlo con uno. ¡Ni que yo fuera tonto!

En realidad, no sé si es falta de decencia o es atavismo indecente. Siguen la norma de"sálvese quien pueda", aunque sea engañando a todo el que se deje.

sábado, 2 de agosto de 2008

Primeras pruebas


Una vez establecido en la habitación de la Clínica, Pancho reflexionaba:

-¿Cómo es posible que me afectara tanto esta patología, si hasta hace poco había estado pensando en lo bien que me encontraba.?- ¡No lo pudo entender!

Llevaba una vida sana, corría por la playa y por los montes. Practicaba toda clase de deportes, viajaba, estudiaba...

En medio de esa reflexión entró el doctor:

Francisco, antes de empezar las pruebas debo hacerle algunas preguntas.

-Edad, lugar de nacimiento, estado, hijos, opción sexual, fuma, bebidas alcohólicas, relaciones sexuales últimas, viajes recientes...

A todo le fue contestando detalladamente, mientras el doctor tomaba notas.

-Luego le haré unas cuantas preguntas más- le comentó el doctor a Pancho.

Una vez realizada la exhaustiva encuesta, llegaron unas bellas enfermeras que se lo llevaron para realizarle uns pruebas. Primeo un encefalograma, pruebas de rayos X, analíticas...

-Ahora descanse en su habitación, más tarde le haremos más pruebas.

Cuando Pancho volvió a su habitación el médico le estaba esperando.

-Perdone, Francisco. Unas cuantas preguntas más y termino con la encuesta.

-¿Qué síntomas ha tenido últimamente?

-Bueno, hace unas tres semanas tuve una gripe. Fui a mi médico y me dio dos días de descanso. Y al preguntarle yo si eran suficientes esos días para recuperarme, me dijo que sí, que los dos primeros días debía resguardarme en casa.

Así lo hice, después de esos dos días me reintegré al trabajo, pero pronto recaí con una gripe más fuerte. Fui a otro doctor y me dio cinco días de baja.

-¿Y cómo se ha encontrado usted últimamente?

-Yo me he encontrado muy cansado, casi no podía ni subir las escaleras para r a mi oficina en el segundo piso. Ante esto acudí a mi médico para que me mandara a realizar una analítica para determinar qué me estaba afectando.

-.¿Le realizaron los análisis?

-Efectivamente. Pero mi médico no encontró nada anormal en los resultados de la analítica.

Muchas gracias, Francisco, seguiremos estudiando para ver qué patología le aqueja.


El ataque

Pancho se encontraba acostado en su casa, en su dormitorio. Abrió los ojos y pudo observar que se encontraba rodeado de su esposa y de sus vecinos.
-¿Qué sucede aquí?- inquirió.
Su esposa le contesta:
-Pancho, estabas durmiendo y te dio un ataque de epilepsia. Me asusté y llamé a nuestros vecinos
Entonces me di cuenta que tenía todo el pijama orinado y la lengua sangrando, con una herida. Me había dado una gran mordida durante el ataque.
Al momento llamaron por teléfono de la Clínica comunicándonos que debía personarme urgentemente allí. Ya tenían la habitación dispuesta para mi ingreso.
-Debe venir pronto, todo está preparado para realizarle las primeras pruebas.
De mala gana Pancho se incorporó y le ayudaron a vestirse. Tomaron un taxi y llegaron a la Clínica.